Nuevas herramientas de prevención para retrasar la evolución de la artrosis en la mujer menopáusica Madrid, 21 de Febrero de 2014 • El 21 de febrero se ha celebrado el SAMEM, 14º encuentro nacional de salud y medicina de la mujer, organizado por el centro médico ginecológico “Instituto Palacios”

• En esta jornada dirigida a los especialistas en ginecología se han presentado las nuevas herramientas de prevención para retrasar la evolución de la artrosis. Una enfermedad cuya prevalencia aumenta a partir de la menopausia

• Dentro del campo de la medicina predictiva se ha hecho especial hincapié en la genética y en una nueva herramienta de pronóstico de la artrosis. Arthrotest es un test genético en saliva para predecir la evolución de la artrosis de rodilla. Esta herramienta puede ayudar al ginecólogo a identificar a las pacientes con peor pronóstico y a actuar sobre la enfermedad desde las primeras etapas, mejorando así su calidad de vida

Madrid, 21 de febrero de 2014

Recientes estudios demuestran que la artrosis se triplica con la llegada de la menopausia debido al descenso del nivel de estrógenos y, en muchos casos, es al ginecólogo a quién le toca identificar los primeros síntomas de la enfermedad. “Muchas veces nuestras pacientes nos cuentan que sufren dolores articulares de forma habitual y por lo tanto es el ginecólogo el que tiene que detectar estos síntomas para intentar frenar el proceso artrósico lo antes posible” afirma el Dr. Palacios, director del Instituto Palacios de Salud y Medicina de la Mujer.

El Dr. Santiago Palacios, ha introducido la genética como elemento innovador en el campo de la artrosis, ya que puede ayudar al médico a determinar una pauta de tratamiento de forma  personalizada en cada paciente.

La artrosis tiene un importante componente genético y este influye tanto en su desarrollo como en su progresión. La predisposición genética a padecer artrosis de rodilla se hereda en un 40% y la progresión en un 60-70%. Además, la evolución de la artrosis es muy variable en función de cada paciente. Hay pacientes que progresan en pocos años a un estado avanzado de la enfermedad, que puede acabar en necesidad de prótesis, mientras que otros se mantienen en el estado inicial durante muchos años. “cuando un ginecólogo trata la artrosis de una mujer menopáusica siempre es con el objetivo de evitar que tenga que acabar en una prótesis, por eso es importante que se empiece a tratar desde las primeras etapas de la enfermedad” añade Palacios.

Arthrotest, es un nuevo test de ADN en saliva para predecir la evolución de la artrosis de rodilla que puede ayudar al ginecólogo a identificar a las pacientes con peor pronóstico y a actuar sobre la enfermedad desde las primeras etapas, mejorando así su calidad de vida. Se trata de un test único en el mercado que permite al médico identificar a aquellos pacientes con peor pronóstico y que, por lo tanto, tienen un riesgo elevado de acabar necesitando una prótesis en un corto período de tiempo.

Palacios sostiene “si yo se que la progresión de la artrosis de una de mis pacientes va a ser rápida, tendré que ser más agresivo en las medidas a aplicar e incluso podré decidir derivarla a un reumatólogo para que pueda tratarla con las fórmulas terapéuticas más innovadoras. Por eso, Arthrotest me resulta de gran utilidad a la hora de tomar decisiones con mis pacientes con artrosis”.

El análisis se realiza sólo una vez en la vida y consiste en tomar una muestra de saliva de la boca de una paciente ya diagnosticada con artrosis de rodilla. Tiene una precisión excelente, del 82%, y está basado en un estudio clínico en el que han participado 281 pacientes y 31 hospitales españoles. “La artrosis es aún una enfermedad infradiagnosticada en la mujer y los ginecólogos contamos cada vez con más herramientas para detectarla y tratarla de una forma temprana”, concluye el Dr. Palacios.

Dentro de este mismo bloque dedicado a la artrosis, el Dr. Sergio Giménez, médico de atención primaria y coordinador del grupo de trabajo de aparato locomotor de SEMERGEN sobre la artrosis, ha sido el encargado de presentar las últimas evidencias científicas en fármacos condroprotectores, condroitin sulfato y la combinación de condroitin sulfato y glucosamina.

La artrosis es una enfermedad muy frecuente en las consultas de atención primaria y existen muchas pautas y tratamientos para tratar la artrosis. Entre las medidas no farmacológicas la primera es actuar sobre los factores de riesgo, por ejemplo la obesidad. En el marco de las medidas farmacológicas existen los tratamientos sintomáticos y los tratamientos modificadores del curso de la enfermedad,  y dentro de los fármacos sintomáticos los que son de acción rápida, como los antiinflamatorios o de acción lenta como los fármacos condroprotectores.

Como fármacos modificadores también se encontrarían los condroprotectores: condroitin sulfato y glucosamina.“Los antiinflamatorios que serían la primera línea de tratamiento de estos pacientes, provocan muchos efectos secundarios, sobretodo en pacientes mayores, tanto a nivel digestivo como cardiovascular”. Afirma el Dr. Giménez Basallote y concluye “Nosotros tenemos que dar fármacos que sean seguros y eficaces para nuestros pacientes y los condroprotectores han demostrado científicamente un elevado perfil de seguridad y eficacia ya que actúan en cartílago articular, membrana sinovial y hueso subcondral, mejorando la sintomatología del paciente y ayudando a enlentecer la evolución de la artrosis.

Presencia en los congresos:

AEEM SECOT SER