La evolución de la artrosis de rodilla se puede predecir con un test genético validado clínicamente Barcelona, 14 de Enero de 2015 • La revista científica Rheumatology publica los resultados del estudio clínico a partir del cual se ha desarrollado Arthrotest®, el primer test diagnóstico de salud articular
• El estudio ha identificado ocho polimorfismos genéticos y una variable clínica significativamente asociados a la artrosis de rodilla de evolución rápida
• Esta nueva herramienta permite detectar a los pacientes con peor pronóstico y un riesgo elevado de acabar necesitando una prótesis de rodilla en un corto período de tiempo

La revista científica Rheumatology acaba de publicar en su edición online los resultados del estudio Arthrotest, un estudio clínico multicéntrico de 4 años de duración, en el que han participado 282 pacientes con artrosis primaria de rodilla, 31 centros sanitarios españoles y profesionales de diferentes especialidades.


El estudio ha identificado ocho variaciones genéticas hereditarias y una variable clínica significativamente asociadas a la progresión rápida de la artrosis de rodilla severa. La combinación de ambas ha permitido desarrollar el Arthrotest®, una herramienta diagnóstica para conocer la predisposición genética del paciente a sufrir una artrosis de rodilla severa de evolución rápida. Un análisis que permite al médico identificar a aquellos pacientes con peor pronóstico y que, por lo tanto, tienen un riesgo elevado de acabar necesitando una prótesis en un corto período de tiempo.
“El curso clínico de la artrosis primaria de rodilla es muy variable. Algunos pacientes pueden pasar años sin sufrir una pérdida significativa de capacidad funcional o sin una progresión radiográfica visible. En cambio, otros pueden verse impedidos o necesitar un recambio protésico en pocos años.

En éstos la genética puede jugar un papel importante: la progresión rápida de la artrosis de rodilla es hereditaria en un 60 o 70%”, declara el Dr. Francisco J. Blanco, reumatólogo del Instituto de Investigación Biomédica de A Coruña (INBIC) y uno de los investigadores principales del estudio.
Metodología y resultados del estudio
En el estudio se incluyeron 282 pacientes caucásicos, diagnosticados de artrosis primaria de rodilla, de más de 40 años en el momento del diagnóstico y con dos radiografías disponibles para su evaluación (una del momento del diagnóstico y otra correspondiente al final del período de seguimiento). Además, también se estudió el historial clínico de todos ellos y se analizaron variables como el género, la edad en el momento del diagnóstico o la localización de la artrosis, entre otras.

A partir del análisis radiográfico, los pacientes se clasificaron en dos grupos de pronóstico: pacientes de mal pronóstico (aquellos que habían acabado con implantación de prótesis en un período de 8 años) y pacientes de progresión lenta o buen pronóstico. Se analizaron 774 SNPs (Single Nucleotide Polymorphisms) y se registraron los datos de variables clínicas como potenciales predictores.

Posteriormente, se desarrolló un modelo matemático predictivo que fue validado clínicamente en una segunda población de pacientes con artrosis primaria de rodilla.

El modelo obtenido combina la información de una variable clínica (la edad en el momento del diagnóstico) y 8 SNPs (rs2073508, rs10845493, rs2206593, rs10519263, rs874692, rs7342880, rs780094 y rs12009). Los SNPs contribuyen en un 78% en la capacidad predictiva del modelo Arthrotest®, el 22% restante se explica por la variable clínica.

El SNP rs2073508 en el gen TGFB1 (implicado en metabolismo de los condrocitos artrósicos) y el SNP rs12009 en el gen GRP78 (implicado en el metabolismo de la glucosa) fueron los SNPs con la mayor contribución en el poder predictivo del modelo. Además, esta es la primera vez que se encuentra una asociación directa entre el gen GCKR2 y la artrosis o su progresión, En dicho gen, previamente relacionado con un elevado riesgo de diabetes tipo II, se encuentra unos de los 8 SNPs del modelo Arthrotest®, el rs780094.

Utilidad clínica
El test resultante, en el mercado desde junio de 2013, tiene una precisión del 82%, un nivel que, según los estándares estadísticos internacionales, está considerado excelente. El análisis sólo se realiza una vez en la vida y consiste en tomar una muestra de saliva de la boca de un paciente ya diagnosticado con artrosis de rodilla. En el laboratorio se extrae y analiza el ADN y el médico recibe un informe de resultados que identifica el nivel de riesgo del paciente.
“El Arthrotest ayuda a que médico y paciente sean más conscientes de la enfermedad y puedan actuar sobre ella. El especialista puede diseñar tratamiento personalizado y el paciente, si sabe que su artrosis evolucionará rápido, puede que se tome más en serio su tratamiento y las recomendaciones de su médico”, declara el Dr. Josep Vergés, Director Médico y Científico de Bioibérica e investigador principal del estudio.

El test es fruto de la I+D de Bioibérica Farma, una compañía biotecnológica española especializada en fármacos condroprotectores para la artrosis y uno de los principales productores mundiales de heparina. En España ya hay más de 150 centros médicos donde se puede realizar el análisis.

Presencia en los congresos:

AEEM SECOT SER